Test de embarazo caducado – da positivo!!!

Cuando por primera vez en tu vida descubres que realmente la has liado a la grande!

Creo que fue esa la sensación que tuve cuando vi esa rallita… Ahora sí, iba en serio la cosa… ya no eran todo pajaritos revoloteándome la cabeza… no no, iba a ser mami de una persona… madre mía que peligro! Pero empecemos por el principio…

Como toda buscadora primeriza reinaba en mí la impaciencia. Todas sabemos que las posibilidades de quedarse embarazada a la primera no son altísimas, pero si algo me caracteriza es que soy la última de este planeta en perder la esperanza. A veces llego a ilusionarme demasiado sin tocar con los pies en el suelo, pero os aseguro que vivir llena de esperanza es maravilloso 🙂

De todos modos, como os iba contando… era un domingo 11 de setiembre. Lo recuerdo muy bien porqué decidí hacerme el test antes de que llegasen las visitas, que iban a quedarse una semana entera! Y quería disfrutar de ese momento sola con Tato. La menstruación tenía que llegarme el día después, pero no tenía ningún síntoma, todo lo contrario, me encontraba extrañamente bien 🙂

No habíamos comprado ningún test porqué mi idea era de no apresurarme para evitar falsas esperanzas… pero como dije, soy una gran impaciente, así que como tenía un test caducado desde hacía dos años desperté a Tato a las 8.00 “Cielo, ya no me aguanto más, tengo tengo que ir al baño, y si hacemos el test?”. Hizo una media sonrisa, se giró y asintió “mmm” . Me levanté e hice la pipí más importante de mi vida 😛

Mientras la hacía miraba el test que en medio segundo dejó entrever una línea rosa oscurísima que confirmaba que el test estaba funcionando. Levanté la mirada como un rayo, no quería absolutamente descubrir si estaba embarazada yo sola en la taza del WC, mi sueño era hacerlo junto a Tato. Apoyé el test en el bidé boca abajo y corrí a la cama. Había que esperar 20 segundos.

“Voy a ver?” le pregunté a Tato “Tu que crees?” me respondió con una mueca. No estaba tan dormido como parecía, era una falsa calma lo que quería demostrar, si lo conocierais sabríais que estaba hasta más impaciente que yo. Él es mi opuesto, y por lo general aguanta evitando toda ilusión para no darse el tortazo. Así que, de todos modos, esperamos…Volví al baño, me senté en la cama con el test boca abajo y encendí una linterna para ver en la oscuridad. ¿Que por qué no encendí la luz? Yo que sé… es que me salió así la cosa 😛

Giramos juntos el test. Madre mía, habían 2 rallitas. Doooooos! Las que habéis pasado por ello entenderéis perfectamente esa sensación. Es como un salto al vacío. Al principio no sientes nada, como un golpe del que aún no te ha llegado el dolor. Después realicé que era mamá. Se me nublaron los ojos de lágrimas. Había alguien ahí dentro, lo habíamos conseguido. Así de fácil?

 

Era una de esas aventuras que parece que les pueda ocurrir siempre a los demás, pero no a ti. Había pasado mis dos últimos años leyendo blogs y foros sobre maternidad sobre Síntomas de embarazo la primera semana en cada segundo libre de mi vida. Recuerdo salir durante mi pausa de media hora del trabajo para poder echarme en el césped y soñar despierta mi embarazo. Finalmente se había convertido en realidad.

Fue un momento mágico. Con los ojos llenos de lágrimas y mientras me repetía “estoy embarazada” llegó Tato a romper el encanto del momento con su dosis de realidad “Estás segura de que funciona? El test está caducado” intenté ignorar su poca ilusión diciendo “sí, sí llevo toda la mañana buscando si los positivos de tests caducados tienen credibilidad y no hay problema” (pero ojo con los negativos!). Me tocó las narices su reacción, seamos sinceras, no podía dejarse llevar por una sola vez en su vida? Lo habría matado en ese momento.

Yo no paraba de repetir “seremos padres” pero no había manera. Así que le dije “levántate que nos vamos a comprar un test” desayunamos y nos fuimos a la farmacia. Pero por motivos obvios tuve que esperar hasta la mañana siguiente para hacerlo. Esta vez fui sola al baño con mi “Clearblue”. En menos que canta un gallo ya se leía “Embarazada 2 – 3”. Se lo apoyé en la mesita de noche a Tato diciendo “Ahora te lo puedes creer, vas a ser papá”

Lo dejé en la cama, sonriendo mirando el test y me fui a trabajar. Habían nacido una mamá y un papá.

IMG_6117

Anuncios

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s