Vacaciones con niños – consejos

Cuando te conviertes en una familia hecha y derecha, ansías con ilusión las primeras vacaciones. Esos recuerdos maravillosos los 3 juntos… sí sí xD perdonad es que me entra la risa. Como la gran parte de la experiencias en la maternidad las vacaciones con niños no se parecen en nada a como las había imaginado. Podéis entenderme dando una ojeada a mi post de Vacaciones con un bebé.

Así que mamis, no nos queda otra que poner los pies en la tierra, adaptarnos a la nueva situación y buscar estrategias que nos ayuden! Yo quiero contribuir y compartir algunas ideas que tendré en cuenta la próxima vez que me vaya de vacaciones y que quizás os puedan servir:

1) Repetid conmigo: “Si el bebé está bien, todos estaremos bien”. Este concepto nos tiene que quedar tatuado en la mente. Si una cosa te deja bien clara el nuevo bebé es que si él está bien, tu también lo estarás. En nuestro caso, cuando intentamos hacer una excursión no adapta a nuestro tipo de hija, ya no la disfrutamos: ella está insoportable y nosotros nervios… pues ya son ganas de buscarse una situación así. Hay gente que se va a la conchinchina, y ya me gustaría a mi… pero cada bebé es un mundo, y no todos soportan horas de paseitos quietecitos.

2) Santa rutina: Uno de los modos para conseguir niños serenos es seguir una rutina… poderosa rutina… comer y dormir a las mismas horas les aporta calma durante toda la jornada. Pero, que pasa cuando te vas de vacaciones y la rutina te la dejas en casa? En mi caso es de suicidio xD se me desajusta la niña está comprobado, y esto conlleva consecuencias: está nerviosa, llorona, ahora tiene hambre, ahora no, no se duerme hasta las 23.00… Visto lo visto, hay que ser listos y aprender de la experiencia. Ya me pueden decir muchos que solo cuestión de ganas y que todo es posible, a mí no me toman el pelo. Me pase una semana sin rutina y la segunda la volví a instaurar. Entonces fue cuando finalmente me relajé 🙂 Por uno o dos años de vacaciones tranquilitas sin mucho visiteo no pasa nada, si el precio es que la familia entera esté bien, no me cuesta nada pagarlo.

3) Los demás también cuentan: exacto. Por muy bien que quieras que esté tu hijo, no es el único que se va de vacaciones. Hay que tener en cuenta también a los demás viajeros, mejor llegar a acuerdos. Si fuera por mí haríamos solo playa y camping, sé que sería perfecto para Mimi, estaría súperbien a todas horas. Pero aunque no me lo dirá directamente,  a Tato le va algún viajecito, si fuera por él nos iríamos de ruta. Pero ahora somos padres 😛 hay que adeguarse. De hecho este año hemos hecho una semana de visiteo y una de relax en la playita.

4) Camping I love you: hay niños y niños, cada uno con su carácter. Algunos soportan bien el coche, otros lo odian (como expliqué en La tortura de meter un bebé en el coche!); algunos se pasan el día en el cochecito sin decir ni mu, otros como Mimi parece que los estés sentando encima de un cactus. Cada niño es diferente así que el viaje perfecto no existe, cada familia tiene que encontrar el suyo. Para Mimi lo mejor ya os lo he dicho, Camping! Fuimos una semanita con mis padres de bungalow y fue ideal! Levantarse, abrir la puerta y estar ya en la calle, con 4 parques para elegir antes del desayuno, piscina, NIÑOS!!! Mimi necesita estar rodeada de niños!!! Si tenéis hijos súper activos, escuchad la voz de la experiencia, e iros de camping!

Recuerdo que de pequeña mis padres me llevaban cada verano y me chiflaba! No veo porqué tengo que torturar a mi hija viajando a sitios en los que cualquier movimiento acabará con un NO. Para mi, esto no tiene sentido. El camping es lo ideal para la nuestra, es libre, tiene agua, piedras, niños. Feliz como una perdiz. Si queréis hay un montón de cadenas pensadas para niños al mínimo detalle. Os dejo el link del que elegimos en Francia: Camping domain de mael (a 5 mint en coche había una súper – granja donde dar de comer a miles y miles de cabritas, cerditos etc… LE ENCANTÓ! Os recomiendo algo así si tenéis niños ^^)

5) Viajar cómodos: tenedlo en cuenta! Como siempre encontraréis mil post en los que explican como todo es posible si se tienen ganas, etc etc… pues bien, yo soy la primera en pensarlo, pero también me he dado cuenta de que la comodidad ayuda a disfrutar a pleno de las vacaciones. Si mi yo – no – madre leyera esto le daría algo. Pero os aseguro que poder contar con una trona, una cocina o un secador de pelo, son detalles que no hay que dar por descontados.

Para que os hagáis una idea de las cuestiones prácticas: no tener secador te condiciona las horas de piscina, tendrás que bañar al bebé y no quieres que se pille un resfriado durante las vacaciones… Y la trona… cuanto la eché de menos cuando estuvimos en un apartamento! Una semana desayunando, comiendo y cenando con Mimi en brazos. Qué percal! Un pringue increíble, y ella no paraba quieta!

6) Cocina, si o no?: si viajas con niños de una cierta edad (Mimi tenía 17 meses y solo 8 dientes) no es del todo cierto que podrá comer “en cualquier restaurante” a menos que quieras que coma pasta con tomate todos los días. Yo pensé que cualquier cosa habría ido bien, pero en realidad se pasó una semana comiendo bastante mal. Tiramos de pan, jamón dulce y pasta con tomate. Y eso que ella come de todo, pero no teniendo dientes la carne era imposible, las sopas no le gustan y me percaté de cuantas ensaladas ofrecen los restaurantes. Así que comió fatal y además se moría de hambre porqué las cocinas no abrían hasta las 12.30 (su horario máximo de resistencia al hambre).

Cuando estuvimos en el apartamento todo fue mejor, muuuuuucho  mejor. Comía cuando tenía hambre y después se echaba la siesta en la cama bien tranquila. Estaba serena todo el día y se iba a dormir a las 21.30. Así que pensé “basta todo ese romanticismo del viajar con niños, no hay nada como respetar sus necesidades para estar todos más cuerdos”.  Esto nos lleva al siguiente punto:

7) El sueño: importantísimo! VITAL! Nosotros empezamos a descansar cuando volvimos nuevamente a sus horarios. A Mimi le dimos mucha marcha, y la verdad es que a parte de tenerla que llebar en brazos casi todo el día, se portó genial. Pero la desregulamos del de tal manera que acababa despierta hasta las 23.30. Más de un día Tato y yo acabábamos destrozados en la cama con ella saltando por ahí. La historia mejoró en el apartamento. La levantábamos a las 8.30 y a las 21.30 de la noche se iba a dormir ^^ Así que mami y papi tenían al menos un poco de tiempo para ellos.

Después del desahogo os puedo asegurar que ahí donde íbamos disfrutábamos al máximo, solo que no estábamos preparados al primo impacto. Sobretodo porqué hay niños de todo tipo y cada familia tendría que adaptarse a sus integrantes. Todos! Para poder disfrutar las vacaciones se tiene que estar bien, si alguien está de malagaita los demás no gozarán tampoco al 100%

Eso sí. Todo se puede hacer, o casi todo, pero tened clara una cosa los que no sois padres... viajar con niños cansa, pero cansa cansa cansa de verdad. Ya cansa la vida normal con niños… y si encima te vas a caminar horas y horas os puedo asegurar que echaréis de menos el sofá de casa 😉 Hay que ponerle ganas y ser muy flexible, no tiene nada que ver con lo de viajar solitos ^^ Dicho esto, si os vais de parranda como nosotros, os deseo un feliz viaje! :*

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s