Como hacer un cesto de los tesoros

Si eres una maestra de guardería sabrás perfectamente de lo que hablo, si eres una mamá, quizás te suene, y si no tienes ni idea de lo que es te lo presento!

Para qué sirve la cesta de los tesoros

Esta actividad ayudará a vuestro bebé (cuando será capaz de estar sentado) a entrenar la coordinación oculomanual (súperimportante para la escritura), a explorar el mundo a través el tacto y la oralidad. Como sabéis los primeros meses el peque APRENDE agarrando objetos y metiéndoselos en la boca para descubrir todas sus características.

Puede parecer una tontería, pero si pensamos bien los adultos aprendemos a través de nuestro racionamiento lógico – ya hemos tenido varias experiencias en este mundo y podemos llegar a conclusiones sobre como funcionan las novedades que nos encontramos. Pero un bebé no tiene todo esto, un bebé no sabe que una pelota puede resbalársele de la mano, que no le entra en la boca porqué es demasiado grande, que la presión que hacen sus dedos para sujetarla tiene que ser diferente según la medida de la pelota, el peso, la forma, las dimensiones, la consistencia, cambian el olor, el sabor… me vais pillando?

Así que es una ACTIVIDAD TOP PARA BEBÉS! Un “must” de la etapa 0 – 3, ya estáis tardando en prepararla!

Como hacer un cesto de los tesoros – Fácil!

Muy muy muy fácil mamis! Os dais una vuelta por casa y recolectáis unos cuantos materiales naturales (por lo tanto no – plástico), los limpiáis bien y los dejáis delante del bebé en una cesta. Lo ideal es una de mimbre de 35 cm de diámetro con fondo plato, pero sinceramente se hace lo que se puede así que no me pondría tiquismiquis y creo que hasta una ensaladera hace el efecto deseado.

Cada semana podéis variar los objetos para que sean novedosos, así le daremos diferentes estímulos al peque y adquirirá nuevos aprendizajes al mismo tiempo que aprende a concentrarse. Como los objetos serán cosas que tenéis por casa podéis hacer como yo… antes de poner el lavaplatos dad una ojeada rápida en los cajones de la cocina y del dormitorio y lo que pueda ser útil lo metéis dentro (o sino en la lavadora),  sin liarse demasiado.

Os puedo asegurar que LES ENCANTA! El bebé desaparece un ratito con este juego 🙂

cesto de los tesoros

Que materiales utilizar

Como decía mi amiga E. Goldschmied “La palabra tesoro nos da la idea de algo bonito y precioso, los objetos tienen que reflejar esta característica aunque sean manipulados por las pequeñas manos de un bebé”. En su libro escribió una lista de 100 objetos divididos por categorías, pero vamos a simplificar la cosa; pensemos en lo que nos aportan los 5 sentidos:

  • Tacto: forma, consistencia, peso
  • Vista: color, forma, longitud, resplandor
  • Oido: timbre, tintineo
  • Olfato: olores varios
  • Gusto: gustos diferentes
  • Sensación del cuerpo en movimiento

Algunos de los objetos propuestos por E. Goldshmied son:

  • Objetos naturales: piñas, piedras, castañas, plumas, tapones de corcho, conchas, esponja natural, limón o manzana (enteros), nueces, piedra pómez.
  • Objetos de materiales naturales: pelota de lana, cepillo de dientes, pincel para maquillarse, pincel de pintor.
  • Objetos de madera: cuchara, pinzas para la ropa, cubos, cajas, castañuelas, sonajeros, anillas de las cortinas, pelotas de madera.
  • Objetos de metal: cucharas, llaves, embudo, cajas herméticamente cerradas con dentro arroz, tapones con olor (por ejemplo el del champú le ponía yo), timbre de la bici, moldes para galletas, batidor.
  • Objetos de piel, tela y goma: collar del perro, muñeca de trapo, pelota de tenis, tapón de goma de la bañera, telas, bolsitas cosidas con dentro lavanda o otras hierbas.
  • Cartón y papel: cajas de carton, rollos del papel de WC, libreta pequeña.

Lo ideal es que la cesta contenga dos de cada categoría. El adulto tiene que vigilar el juego pero sin intervenir a menos que el bebé lo pida. Aunque se pase 30 minutos con una cuchara y no le haga ni caso al resto. Abajo las manos! El pequeño tiene que explorar solo, nada de sugerirle como o que cosa coger.

img_5249.jpg

Lo que me apasiona de los grandes pedagogos es que te repiten mil veces que tu deber es el de crear el ambiente, proporcionar materiales, organizarlos, pero es el niño el que libremente investiga, explora… porque de manera natural hará lo que le pide el cuerpo, lo que le llama la atención y empleará toda su concentración en esa actividad que él mismo ha elegido. Tu deber de adulto es solo el de vigilarlo con la boca cerrada y las manos detrás de la espalda. Parece fácil, pero ya me diréis cuantas veces os habéis tenido que contener para evitar darle la piña diciendo “mira una piña, que chula!”. xD

Por qué evitar el plástico?

No es que le tengamos manía a este material, pero es más pobre a nivel sensorial.  No tiene olor o sabor, tampoco da una gran sensación táctil como podrían hacerlo el metal o la madera. Pero vamos, yo a ese cesto le acabé echando de todo xD también anillas de plástico, aunque principalmente lo evitaba.

Para las cotillas como yo – de donde salió Goldshmied?

Aquí viene mi yo académica a  dar una pincelada al post 😛 Pues bien, el cesto de los tesoros se le ocurrió junto con el juego heurístico (del cual os hablaré en otra entrada ;). Era una asistente social psiquiatrica que acabó trabajando en  una guardería Italiana durante la post – guerra. De hecho los horrores que vivió le dejaron bien claro la importancia que tienen realmente los peques de 0 – 3 años y luchó para que el mundo lo tuviese presente.

Afirmaba que el bebé necesita siempre estar activo, buscar y rebuscar en autonomía, vivir experiencias sensoriales. Así que a partir de la observación de padres con sus bebés concluyó que los pequeños aprenden investigando el mundo y la cotidianidad que les rodea y queda absorto con un simple cesto de tesoros naturales que pueden agarrar, tocar, sentir y sentir.

No os voy a echar más la chapa pero ya sea como mami que como maestra, su historia me inspira, me motiva, me encanta ver que en tiempos difíciles habían personas que reconocían la magia de los niños y luchaban por ellos.

“El niño es una persona competente desde el nacimiento”

“El niño necesita construir una relación afectiva significativa con la persona que se ocupa de él”

“El niño mientras juega es independiente; el adulto tiene que aprender a quedarse en el fondo cuando el niño no necesita su intervención”.

Anuncios

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s